Posts tagged #Razas

SHIH TZU: EL PERRO LEÓN

42221620_10155959400028022_7751360704405307392_n.jpg

Cuenta la leyenda que en el Lejano Oriente se crearon ciertas razas para encarnar al perro león, símbolo de la introducción del budismo en diversas culturas asiáticas: shi zi (en chino), kara shishi (en japonés), kang sena (en tibetano), su tu (en vietnamita) y sing tow (en tailandés) son todas palabras que designan al animal fantástico que se convirtió al dharma de Buda, la doctrina de la paz, y cuya réplica los humanos intentaron crear cruzando diversos perros pequeños para obtener ejemplares pequeños, peludos y de cara aplastada.
El de la foto es Trasgu, que de león también tiene algo, pero sobre todo de listo y encantador.

Posted on September 19, 2018 .

EN PRIMAVERA, CUIDADO CON EL CALOR

Publicado en Pelo Pico Pata nº 101 - Marzo 2014

Ha llegado el verano y por lo tanto el calor. Es el momento de cambiar nuestro vestuario. Guardamos la ropa de invierno y nos vestimos con algo más ligero y fresco. De esta forma conseguimos aplacar el fuerte calor de la época estival, pero los perros continúan con su mismo traje: su piel y su pelaje.

Formas distintas de combatir el calor
Al contrario que las personas, los perros son expertos en mantener el calor pero muy malos para deshacerse de él.

A diferencia de los fríos días de invierno, cuando podemos ponerles un abrigo para sacarlos a pasear, en la época de mucho calor debemos tener en cuenta que nuestra mascota no siente el buen tiempo como lo sentimos nosotros. Los perros sufren las consecuencias de las altas temperaturas tanto o más que nosotros.

Hay que tener en cuenta que la temperatura corporal del perro es distinta a la nuestra. Mientras que nuestra temperatura media es aproximadamente de 36 grados y medio, la del perro oscila entre los 38,5 y 39 grados.

Además, nuestro organismo combate el calor de forma muy distinta a la de nuestra mascota. Mientras que las personas podemos enfriar nuestro cuerpo por medio del sudor, los perros no están provistos de las mismas glándulas sudoríparas como las nuestras, por lo que tienen que regular su temperatura corporal mediante el jadeo. De esta manera -abriendo la boca- la saliva se evapora de forma semejante a la transpiración humana. Los perros sólo pueden sudar a través de las almohadillas plantares y no a través del resto del cuerpo.

Si nos fijamos atentamente en nuestro perro cuando hace calor, podremos ver como de vez en cuando se lame la nariz. El objetivo es humedecer para buscar la evaporación y así, el descenso de la temperatura. También podemos observar que algunos perros, cuando el calor aprieta, dejan huellas de sus patitas por el suelo de casa. Es la consecuencia de sudar por el único lugar donde pueden hacerlo.

Las razas que más sufren el calor
Los perros de razas grandes, al poseer un mayor volumen y superficie corporal, tienen más dificultad para eliminar el calor. Teniendo en cuenta que sólo pueden sudar por las patas suelen pasarlo bastante mal durante la época estival. También los perros de morro chato, como los boxers, carlinos, bulldogs o pekineses, que suelen tener problemas de respiración, son animales que sufren con más intensidad cuando el calor aprieta.

Mucha gente piensa que cortando el pelo a su mascota conseguirá que esté más fresca y le ayudará a soportar las altas temperaturas, pero no es del todo cierto. Para los perros con un pelaje que crece de forma continuada que no suelen perder pelo si que es una buena opción, pero no debemos cortar el pelo a perros de razas que mudan como por ejemplo el pastor alemán o el husky. Todos estos animales poseen un pelaje que les aísla del frío, pero también del calor. Pasarles la maquina de la peluquería es hacerles una faena.

LOS PELIGROS DEL CALOR

Los molestos bichitos
Todo el mundo sabe que cuando llega el verano y las temperaturas aumentan, también lo hacen las pulgas, las garrapatas y los peligrosos mosquitos que hostigan a nuestras mascotas. Aunque todos los parásitos son peligrosos y su picadura puede causar diversas enfermedades, el mosquito de la leishmaniosis (flebótomo) es quizá el más peligroso. Aunque en un principio sólo actuaba en la zona mediterránea, últimamente está reproduciéndose de forma alarmante por toda la península ibérica. La picadura de este mosquito puede causar la muerte a la mayoría de perros que no reciban tratamiento, generalmente de por vida.

Pero en todas las clínicas o consultas veterinarias y tiendas especializadas de mascotas existen una gran variedad de antiparasitarios para prevenir y eliminar los molestos parásitos. Podemos elegir entre collares, pipetas, sprays, pastillas o champús.

El terrible “golpe de calor”
El golpe de calor es un accidente que desgraciadamente ocurre con mucha frecuencia en la época estival.

Cómo ya hemos dicho antes, la temperatura corporal del perro oscila entre los 38,5 y 39 grados. Si el cuerpo de muestra mascota llega a superar los 42 grados o menos pero con un nivel de humedad alto, se produce el fatal golpe de calor. El animal sufre la pérdida de glucosa y sales minerales, y un aumento del ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria. Esta situación puede llegar a causar una muerte fulminante. Los síntomas más visibles cuando se produce, son jadeo exagerado, tambaleo, negativa a moverse y temblores musculares.

Hay que evitar que este accidente ocurra porque la consecuencia suele se fatal, y la prevención es el mejor método para que no se produzca. Algunas medidas que debemos tomar cuando hace mucho calor son las siguientes:
 
- ¿Quién no se ha sorprendido al intentar entrar en su coche después de dejarlo aparcado bajo el sol? Es imposible entrar, parece un horno, y debemos esperar unos minutos con las puertas abiertas, hasta que se enfríe un poco. Por lo tanto, nunca debemos dejar al perro confinado en un lugar cerrado y sin ventilación. Dentro del coche -aunque sea con las ventanillas semibajadas-, en menos de 15 minutos la temperatura en su interior puede alcanzar los 50 grados y provocar la muerte del animal por un ataque de calor.

- Los parkings cerrados y las bodegas de los barcos también son muy peligrosos. Aunque podamos pensar que al estar cubiertos, no les da el sol, la acumulación de humedad y calor en estos lugares es muy importante.

- Los cachorros y los perros de edad avanzada son más propensos a sufrir un schok. Los primeros por tener el sistema inmunológico inmaduro, y los animales mayores al no poder mantener una temperatura corporal adecuada con la misma facilidad que un perro joven.

- Hay que tener siempre disponible agua fresca y limpia, y mojarle asiduamente la cabeza y la barriga, ya que son dos de las zonas menos protegidas. También debemos tener en cuenta que, con el calor, los perros beben mucha más cantidad de agua para hidratarse y una consecuencia de ello es que tendrá más ganas de salir a hacer pipí.

- No dar largos paseos bajo el sol con los perros. Adecuar los horarios de paseo con juego y ejercicio a primera hora de la mañana y última de la tarde. Algunos perros no son conscientes que han de parar de vez en cuando a descansar tras un periodo de ejercicio. Debemos detener el juego si vemos que jadea demasiado o hace mucho calor para seguir haciendo ejercicio.

- Los perros de manto negro, absorben más calor que los perros de piel o pelaje claro, y sufren más cuando están expuestos al sol.

- Si el perro lleva bozal, éste debe ser lo suficientemente amplio para que pueda sacar la lengua.

En el caso que se produzca un golpe de calor debemos actuar rápidamente, Estos serían los pasos a seguir:

1.- Intentar bajar la temperatura corporal del animal llevándolo a un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más sensibles como la cabeza, cuello, inglés y axilas.

2.- Mojar al perro con agua no demasiado fría y humedecerle la boca sin obligarle a beber.

3.- Llevarlo con urgencia al veterinario.

El asfalto de la ciudad: Un infierno para los pies
Nosotros vamos calzados, pero los perros no. ¿Alguien ha probado a pasear por la calle de una ciudad a pleno sol descalzo? Nos quemaríamos los pies. Pues lo mismo le pasa a nuestra mascota, y además, ese intenso calor que irradia el suelo, también afecta a su barriga, pues está muy cerca del asfalto, y en ocasiones -sobre todo en los cachorros- este calor puede producirle desarreglos digestivos.

Por lo tanto, no debemos extrañarnos que nuestro perro cambie su comportamiento cuando suben las temperaturas y lo sacamos a pasear en horas de mucho calor. Es muy posible que observemos conductas no habituales como por ejemplo que camine más rápido y tire de la correa hacia la sombra, se niegue a seguir caminando y se resista a tumbarse o a sentarse en el suelo, ni aunque se lo ordenemos.

Siempre es agradable pasear con nuestro fiel amigo un día soleado, sobre todo en la época estival, pero debemos ser conscientes que los peligros que el calor puede entrañar y vigilar un poco más sus reacciones.

Javier R. Batallé

LA LEYENDA DEL PERRO LEÓN

Perro león.JPG

Cuenta la leyenda que en el Lejano Oriente se crearon ciertas razas para encarnar al perro-león, símbolo de la introducción del budismo en diversas culturas asiáticas: shi zi (en chino), kara shishi (en japonés), kang sena (en tibetano), su ten (en vietnamita) y sing tow (en tailandés) son todas palabras que designan al animal fantástico que se convirtió al dharma de Buda, la doctrina de la paz, y cuya réplica los humanos intentaron crear cruzando diversos perros pequeños para obtener ejemplares pequeños, peludos y de cara achatada.

Posted on October 4, 2017 .

RAZA

Individuos o grupo de ellos, de una misma especie, cuyas características morfológicas, psíquicas y funcionales se transmiten genéticamente de generación en generación. La uniformidad existente entre sujetos de una misma raza hace que se distingan de las demás dentro de una misma especie animal.

Si nos referimos a los canes podríamos hablar de un conjunto de perros que comparten toda una serie de características y peculiaridades morfológicas, fisiológicas y de comportamiento, que los diferencian del resto de los de su especie.

Cuando hablamos de raza pura de nuestro mejor amigo nos referimos a un perro con padres de la misma raza que no proceden de un cruce con otra.

Posted on February 2, 2016 .

LA LEYENDA DE LA RAZA BÓXER

El antiguo criadero von Dom fue uno de los mejores criaderos de la raza bóxer en el siglo XIX. Miriam Stockmann y su esposo Philip Stockmann, propietarios del criadero, son considerados los padres de la raza bóxer tal como la conocemos hoy en día.

Esta leyenda fue atribuida al criadero von Dom y hace referencia al hocico ancho y aplastado que tiene el bóxer:

«Era el quinto día de la creación. Después de que el Señor hubiera creado todos los animales, comenzó a modelar un ejemplar de cada futura raza de perros. Había perros grandes y pequeños, de pelo largo y de pelo corto, de pelo hirsuto, negros, blancos, manchados y atigrados; en pocas palabras todo lo que un hombre hubiera podido desear. Todos los perros habían sido ya creados, entonces el Señor satisfecho, los miró y dijo: "Aquí hay un abanico de elecciones, que todos los otros restantes animales no pueden ofrecer. Pero para completar el trabajo, quiero ahora hacer un perro en el que estén asociados la potencia y la nobleza, la velocidad y el valor, unidos a la bondad". Tomó entonces un puñado de arcilla y modeló el bóxer. Era igual al que conocemos hoy, solo que su cabeza no se diferenciaba mucho de la de otros perros. El Señor se alegró y dijo:" Este me ha salido bien de verdad, por esto lo quiero poner aparte, ya que esta blando todavía y puede ser fácilmente dañado. El bóxer había oído todo, y levantó orgullosamente la cabeza porque había entendido que era el más hermoso de todos. Además no despreciaba el hacerse grande entre los otros perros y pretendía reconocimiento y honores por parte de todos. Las razas pequeñas estaban de acuerdo y tributaban al bóxer los honores pedidos. Pero las razas más grandes se comportaban de manera diferente, porque soportaban con disgusto que un bóxer, apenas de tamaño mediano, tuviera que estar antepuesto a ellos. Comenzaron enseguida palabras ofensivas; pero de repente, y ninguno se lo esperaba, el bóxer lleno de rabia se precipito contra sus adversarios. Pero este no había tenido en cuenta su hocico, que estaba todavía blando, porque había sido hecho el último y la arcilla no se había secado aún. El hocico se aplastó notablemente y cuando el Señor acudió a sacarlo de la reyerta, la desgracia había acaecido. Pero el Señor sonrió y dijo: "¡Como forma de castigo! te quedaras así, como estas ahora" »

  Frau Stockmann, madre de la raza bóxer

Fuente: Wikipedia

Posted on January 3, 2016 .

DISTINTA RAZA, DISTINTO PERRO

Ginger & Joy 02-01-11.JPG

Publicado en Pelo Pico Pata nº 102 - Abril 2014

Cada perro es un individuo por si mismo, con su “personalidad” y con algunas de sus conductas instintivas más desarrolladas que otras. Pero es indudable que cada raza tiene unas tendencias de comportamiento y un físico propio. Hay razas más grandes que otras, con más o con menos pelo, algunas más temerarias y otras más juguetonas y, aunque no debemos generalizar, conocer la raza es muy importante para la convivencia con un perro.

El porqué de las razas
Según la definición de Desmond Morris, eminente antropólogo y etólogo: “Una raza canina es un tipo de perro que se diferencia de todos los demás en algún aspecto, posee una historia separada, un nombre concreto y ha sido criado durante varias generaciones.”

En un principio, las razas de perros fueron creadas por el hombre a través de una selección genética y, de este modo, conseguir un tipo determinado de perro con unas características físicas y psíquicas específicas. El motivo principal de esta crianza era el de conseguir perros para funciones diversas como, por ejemplo: la caza, la guarda, el pastoreo, etc.

Actualmente, las razas caninas siguen existiendo e incluso aumentando, pero la función del perro en nuestra sociedad es básicamente la de perro de compañía. En muchos hogares podemos ver perros pastores, como los border collies; perros de caza, como los beagles, los labradores o los cockers; y otras razas que, aunque ahora mismo el único trabajo que tienen es jugar, pasear y acompañar, siguen teniendo el mismo físico y las mismas tendencias instintivas por las que fueron seleccionadas.  

El tamaño si importa
Al nacer, casi todos los perros tienen un tamaño parecido: son muy pequeños. No cuesta nada manipularlos y controlarlos. Los podemos coger en brazos e incluso no nos importa que suban al sofá o a la cama. Pero crecen, y algunos mucho más que otros. Sin irnos a los extremos de pensar en la diferencia entre un dogo y un chihuahua, hemos de pensar que un labrador o un pastor alemán -que son perros de tamaño mediano-, pueden llegar a pesar más de 30 kg y entonces ya no son tan fáciles de controlar.

Pasear un perro de pequeño tamaño nunca es un problema, pero cuando lo que tenemos en casa es un perro mediano o grande y no lo tenemos bien educado, el paseo puede convertirse en una aventura desagradable. Además siempre hay gente a la que no le gustan los perros y aunque no suelen decir nada cuando se les acerca un perro pequeño, es posible que nos lleguen a llamar la atención si nos ven con un perro más grande suelto por el parque o en algún otro lugar público.

¿Cuánto pelo queremos en casa?
El tipo de pelo de nuestra mascota también es importante. Existen muchísimos pelajes distintos que requieren cuidados diferentes. Hay perros que casi no sueltan pelo, como el Yorkshire terrier, por ejemplo, pero hay que llevarlos a la peluquería a cortárselo y han de ser cepillados asiduamente. También hay perros con el pelo corto que, aunque parezca que no nos pueden dar tanto trabajo, sus pequeños pelos se pegan por todos los lugares de la casa y en nuestra ropa y no es tan fácil sacarlos. Y luego, están los perros de pelo largo, con una subcapa de lana que, sobre todo en época calurosa, deja verdaderas alfombras de pelo por toda la casa. En definitiva, todos dan trabajo y todos necesitan unos cuidados. En el caso de que alguien de la familia padezca alergia al pelaje canino, lo aconsejable es procurarse una raza que no mude, como Bo, el perro de agua portugués del presidente de los EEUU Barack Obama, que precisamente lo escogió por la alergia que padecía una de sus hijas.

Perros de muchas formas
No existe ningún otro animal en el planeta con características físicas tan diversas dentro de su especie. Hay perros con grandes orejas caídas y redondeadas, otros con pequeñas orejas puntiagudas; perros con distintas capa de pelo y de diferentes colores; algunos con patas extremadamente cortas o con un tronco alargado; también encontramos perros con grandes cabezas desproporcionadas a su cuerpo y morros muy chatos. Los hay incluso con la piel totalmente arrugada.

Todos estas diferencias son producto de la selección artificial que ha hecho el hombre con los perros. Actualmente la mayoría de perros han dejado de ejercer las funciones por las que habían sido criados, y eso ha provocado que para mucha gente el aspecto físico del animal sea lo más importante. Pero esta selección puede derivar en algunos problemas de salud:

Los perros de morro chato, como el bulldog, el bóxer, el pekinés o el carlino, suelen tener problemas respiratorios causados por su “deformidad”. Algunos de ellos, cómo los bulldog ingleses, pueden padecer problemas en sus articulaciones por la dificultad de que sus pequeñas patas puedan soportar todo el peso de un cuerpo grande. Además, también hay que tener en cuenta que aunque todos los perros "saben" nadar, muchas de las razas de morro corto y con un cuello poco esbelto, tienen problemas para sacar la cabeza del agua y respirar. No es aconsejable animarlos a bañarse en el mar o en un lago.

Otros perros como los dogos, los bóxers y otras razas que tienen los párpados caídos y la cara arrugada son proclives a padecer molestias oculares que hay que cuidar asiduamente.

A los perros con orejas caídas y muy grandes, como los basset hound o los cockers, hay que revisarles de vez en cuando las orejas y el interior del oído, pues muchas veces las arrastran por el suelo o se les enganchan en zarzas. Son perros con propensión a padecer infecciones de oído.

Una raza, un comportamiento
Todos los perros poseen los mismos instintos. Pero algunas razas tienen algunas de esas conductas instintivas más desarrolladas que otras. Pongamos algunos ejemplos:

No podemos pretender que un perro de raza husky sea el guardián de la casa. Es un perro criado para el tiro de trineos y para él, su territorio es de cientos de kilómetros cuadrados. Esta es una de las causas que hace que esta raza de perros tenga fama de escapista.

Los golden retrevier y los labradores son perros de caza, utilizados para la función de cobrar la presa. Por lo tanto, una de sus características principales es que les encanta coger cosas con la boca y esta tendencia a veces también se convierte en un problema, ya que es una de las razas que más “roban” objetos de la casa y destruyen otras cosas que se llevan a la boca. Además, en su trabajo, solían ir a recoger las presas abatidas en el agua, así que no nos extrañemos si vemos a nuestro labrador revolcándose en cualquier charco. Les encanta.

Otros perros de raza cazadora como los beagles y los basset hound, por ejemplo, como sabuesos que son, solían trabajar en jauría, rastreando por delante del cazador y ladrando continuamente. De esta forma el cazador sabía por donde seguir el rastro. El ladrido de estos perros tiene unos tonos agudos que, aunque son de gran valor para localizarlos, en nuestro hogar o en la calle, resulta muy molesto.

Muchos perros de pequeño tamaño, como el Yorkshire terrier, el teckel, o el fox terrier, eran utilizados como cazadores de madriguera. Su carácter tozudo y su valentía además de su tamaño, hacían de estos perros unos especialistas en la caza de pequeños mamíferos. Estaban preparados para introducirse dentro de las madrigueras hasta acorralar a la presa o hacerla huir por otra salida donde el cazador esperaba. A esta raza de perro se le podría definir como “pequeña pero matona”.

Otras razas cazadoras como los pointers, los setters o los cockers tienen muy desarrollado el comportamiento instintivo de acechar, perseguir, atrapar y sacudir. En la ciudad son perros a los que les encanta perseguir pájaros, lanzarse hacia un grupo de palomas para que alcen el vuelo y algunos pueden dar problemas como la persecución de coches o bicicletas. Su desarrollado instinto cazador hace que intenten atrapar todo lo que se mueve.

Los perros pastores como por ejemplo los border collies o los pastores belgas o alemanes son animales preparados para vivir en el campo. La función para la que en un principio fueron seleccionados era la de guiar y controlar el ganado, pero ahora se han convertido en animales de compañía. El caso del pastor alemán es algo distinto, pues por sus características, se ha convertido en un perro para todo. Es utilizado como perro policía, perro de rescate, e incluso compite en pruebas deportivas. Pero los perros de raza border collie y pastor belga no se han adaptado tan bien. Son perros con un oído finísimo y bastante activos y nerviosos. En las ciudades, con tantos coches y ruidos distintos suelen estresarse bastante y además, necesitan mucho espacio, actividad y largos paseos.

Los perros de guarda han sido seleccionados para vigilar las propiedades de sus dueños y muchos de estos perros siguen ejerciendo este trabajo en sus hogares, aunque ahora mismo no sea ésta su función principal. Hablamos de perros de raza mastín, rottweiler, doberman, bóxer, etc. Algunas de estas razas han sido clasificadas como razas potencialmente peligrosas, pero hay que tener en cuenta que estos perros sólo manifiestan el comportamiento por el que fueron seleccionados. La cuestión de la peligrosidad de estas razas depende de la educación que reciban por parte de sus dueños. Un rottweiler puede hacer el mismo daño que un caniche gigante y mucho menos que un chihuahua, eso esta claro.

No todos las razas han sido creadas para trabajar. Los perros de compañía también han existido desde hace muchos años. Perros de raza caniche, bichón, pomeriana, etc, son perros de pequeño tamaño que han sido criados exclusivamente para ejercer de mascotas. Pero esto no quiere decir que sólo los individuos de estas razas se adapten perfectamente como animales de compañía. Los mayoría de perros de razas “trabajadoras” se han adaptado igual de bien o mejor.

Perros mestizos ¿Son otra raza?
Los perros mestizos, como normalmente se les conoce, son perros sin raza, provenientes de padres de raza distinta o de antepasados ya cruzados. Estos animales no suelen tener tantos problemas de salud como los seleccionados artificialmente por el hombre, y una de las razones es que en estos casos impera la ley de la supervivencia del más fuerte.

El comportamiento y las tendencias instintivas de este tipo de perros es más difícil de predecir, pero siempre influirá su ascendencia genética. Lo normal es que si nos guiamos por el aspecto físico, los perros parecidos a las razas cazadoras tengan un instinto depredador más desarrollado, los más semejantes a los perros de guarda sean más territoriales, etc.

Actualmente, muchos perros de los cuerpos de seguridad, los que trabajan en rescate de personas en catástrofes, y los perros de terapia o de ayuda a discapacitados físicos son perros mestizos que desempeñan su labor de forma inmejorable.

Esta claro que cada perro es distinto a otro, y que podemos conocer cómo va ser nuestra mascota, los cuidados que necesitará y que tamaño alcanzará si conocemos su raza. Eso es una ventaja, pero también los perros mestizos pueden darnos muchas alegrías como animales de compañía. Como hemos dicho antes, no hay que generalizar, no sea que nostachen de racistas.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé