EL GOLPE DE CALOR

Los perros son muy buenos para mantener el calor corporal pero muy malos para deshacerse de él.

El golpe de calor es un accidente que desgraciadamente ocurre con mucha frecuencia en la época estival y generalmente es provocado inconscientemente por los mismos propietarios de sus mascotas. La típica frase “es sólo un momento, lo dejamos en el coche y volvemos enseguida” cuando las temperaturas son muy altas puede provocar la muerte de nuestro mejor amigo.

La temperatura corporal del perro oscila entre los 38,5 y 39 grados. Si el cuerpo de nuestra mascota llega a superar los 42 grados o menos pero con un nivel de humedad alto, se produce el fatal golpe de calor. El animal sufre la pérdida de glucosa y sales minerales, y un aumento del ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria. Esta situación puede llegar a causar una muerte fulminante. Los síntomas más visibles cuando se produce un golpe de calor son jadeo exagerado, tambaleo, negativa a moverse y temblores musculares.

Hay que evitar que este accidente ocurra porque la consecuencia suele ser fatal, y la prevención es la mejor forma para que no se produzca. Algunas medidas que debemos tomar cuando hace mucho calor son las siguientes:

- ¿Quién no ha dicho al intentar entrar en su coche después de dejarlo aparcado bajo el sol “Aquí no hay quien se meta”? Es imposible entrar, parece un horno, y debemos esperar unos minutos con las puertas abiertas hasta que se enfríe un poco. Pero el perro podría estar ahí, y si lo hubiéramos dejado, seguramente hubiera ocurrido el fatal desenlace. Nunca debemos dejar al perro confinado en un lugar cerrado y sin ventilación. Dentro del coche -aunque sea con las ventanillas semi bajadas-, en menos de 15 minutos la temperatura en su interior puede alcanzar los 50 grados y provocar la muerte del animal por un ataque de calor.

- Los parkings cerrados y las bodegas de los barcos también son muy peligrosos. Aunque podamos pensar que al estar cubiertos, no les da el sol, la acumulación de humedad y calor en estos lugares es muy importante.

- Los cachorros y los perros de edad avanzada son más propensos a sufrir un shock. Los primeros por tener el sistema inmunológico inmaduro, y los animales mayores al no poder mantener una temperatura corporal adecuada con la misma facilidad que un perro joven.

- No dar largos paseos bajo el sol con los perros. Adecuar los horarios de paseo con juego y ejercicio a primera hora de la mañana y última de la tarde. Algunos perros no son conscientes que han de parar de vez en cuando a descansar tras un periodo de ejercicio. Debemos detener el juego si vemos que jadea demasiado o hace mucho calor para seguir haciendo ejercicio.

- Los perros de manto negro, absorben más calor que los perros de piel o pelaje claro, y sufren más cuando están expuestos al sol.

- Si el perro lleva bozal, éste debe ser lo suficientemente amplio para que pueda sacar la lengua.

En el caso que se produzca un golpe de calor debemos actuar rápidamente, Estos serían los pasos a seguir:

1.- Intentar bajar la temperatura corporal del animal llevándolo a un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más sensibles como la cabeza, cuello, inglés y axilas.

2.- Mojar al perro con agua no demasiado fría y humedecer su boca sin obligar a que beba.

3.- Llevar al perro con urgencia al veterinario.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé

Posted on July 16, 2013 .