CANELO: EL PERRO FIEL

Canelo era el perro de un gaditano que acudía cada cierto tiempo al Hospital Puerta del Mar, pues padecía una enfermedad de riñón por la que tenía que tratarse. Su perro siempre iba con él y se quedaba en la puerta, esperando a que saliera. Pero un día su compañero humano no regresó. Murió en el hospital.

Tras la muerte del dueño del perro, todos los que por allí pasaban vieron asombrados que Canelo no se iba. Seguía esperando.

Poco a poco, la gente fue aceptando a Canelo como uno más del vecindario. Algunas personas le alimentaban, pero tras unas denuncias de algunos sujetos, la perrera municipal de Cádiz se llevó al perro para sacrificarlo. Los trabajadores del Hospital y la asociación AGADEN pidieron su indulto y consiguieron que el teniente de alcalde de Sanidad, José Blas Fernández, firmara un decreto perdonándole la vida. AGADEN lo acogió, lo vacuno y puso sus papeles en regla, la gente lo cuidaba y le daba de comer como si fuera suyo. También hay quien lo adopto, pero Canelo una y otra vez volvía al hospital.

El 9 de diciembre de 2002, tras doce años de fiel espera, Canelo murió atropellado por un coche que se dio a la fuga, y la gente no sabía si alegrarse o echarse a llorar, porque era inevitable pensar que por fin se había reunido con aquel a quien tanto había añorado.

Unos dos años después, por iniciativa de AGADEN, con el visto bueno del Ayuntamiento, la asociación protectora de animales y las federaciones de vecinos 5 de Abril y Cadice, se decidió darle su nombre a una calle peatonal que el animal frecuentaba. En el mismo callejón se colocó una placa de bronce con el torso en relieve del animal conmemorativa de este acto de fraternidad, fidelidad y amor entre hombre y animal.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé

Posted on May 27, 2011 .