Mi perro es mi más sincero admirador: ¡Me quiere sin haberme leído jamás! — Rudyard Kipling

A lo largo de mi vida he tenido nueve perros, y ellos han sido los que me han ayudado a conocer mejor el comportamiento canino y ser mejor profesional. Gracias a su amistad y fidelidad han conseguido que sea mejor persona. Ellos me han contagiado su alegría, sus ganas de vivir, y sobre todo, siempre me recuerdan que, aunque somos diferentes, personas y perros no somos tan distintos.

Bruce es mezcla de braco y pastor alemán. Algo tímido y un poco chulito con otros machos, es el perro-velcro por excelencia, inseparable de mi mujer. Además, tiene complejo de nutria: le encanta nadar. Con la edad se le está poniendo cara de señor.

Bruce es mezcla de braco y pastor alemán. Algo tímido y un poco chulito con otros machos, es el perro-velcro por excelencia, inseparable de mi mujer. Además, tiene complejo de nutria: le encanta nadar. Con la edad se le está poniendo cara de señor.

Ginger es la pequeñaja de casi 40 kilos. La adoptamos de un refugio cuando era cachorro, y posiblemente sea una rhodesian ridgeback. Es una comilona insaciable y un trasto al que le encantan los niños. Siempre está contenta, sobre todo si hay comida.  

Ginger es la pequeñaja de casi 40 kilos. La adoptamos de un refugio cuando era cachorro, y posiblemente sea una rhodesian ridgeback. Es una comilona insaciable y un trasto al que le encantan los niños. Siempre está contenta, sobre todo si hay comida.

 

Luna era una preciosa boxer muy inteligente, que estuvo conmigo casi 15 años. Con ella me inicié en mi profesión, y participó en muchos adiestramientos y en algunos casos difíciles. Cuando nos dejó, se fue casi un tercio de mi vida llena de buenos recuerdos.

Luna era una preciosa boxer muy inteligente, que estuvo conmigo casi 15 años. Con ella me inicié en mi profesión, y participó en muchos adiestramientos y en algunos casos difíciles. Cuando nos dejó, se fue casi un tercio de mi vida llena de buenos recuerdos.