EL QUINTO DEDO O ESPOLÓN

Publicado en Mallorca Diario Vip

La mayoría de los perros, a diferencia de las personas, poseen cinco dedos en las extremidades anteriores y solo cuatro en las posteriores. Pero en algunas razas, como los mastines, el san bernardo o el rottweiler por ejemplo, aparece un quinto dedo en las patas traseras: el espolón.

Es un dedo inútil, puesto que no está unido al hueso y generalmente se convierte en una molestia para el perro, ya que existe el riesgo de que se pueda desgarrar en algún momento de gran actividad canina.

Existe la creencia que la aparición de este quinto dedo o espolón en algunas razas es debida a que antiguamente, a los perros de montaña les servía para adaptarse mejor a la nieve y podían caminar con más facilidad por rocosas montañas. Pero actualmente, la mayoría de estos perros transitan por las ciudades y zonas urbanas donde el duro asfalto es lo que más pisan. Ahora mismo la utilidad del espolón para cualquier perro es nula y algunos veterinarios recomiendan su extirpación, cuando aún son cachorros.

Para las asociaciones cinológicas la presencia del espolón en perros como el mastín o el san bernardo, está considerada como marca de pureza de la raza, aunque también pueden competir en concursos de belleza si carecen de él. Pero no es así en el rottweiler o el ovejero alemán, que el quinto dedo en las patas traseras no está incluido en el estándar de la raza y es considerado un defecto.

Es más raro que el espolón aparezca en perros de pequeño tamaño, pero no imposible. Algunos yorkshire y caniches pueden tenerlo y al ser perros bastante inquietos, corren mas peligro de poder engancharse en algún sitio y sufrir algun daño.

Debemos tener en cuenta que la presencia del quinto dedo es hereditario, y es posible que aunque a nuestra mascota no le haya aparecido, cabe la posibilidad que su prole nazca con él.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé