FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE. UN HOMBRE ADELANTADO A SU TIEMPO… Y AL NUESTRO

Si en el grupo zoológico humano el macho ha sido el cazador, el guerrero, el que tiene mayores componentes agresivos, no tendría nada de particular que pensemos en una humanidad en que la hembra, que se ha despegado menos de los patrones clásicos originales de nuestra especie, vaya a tener un predominio de componente natural. Quizá algún día, como en un termitero, nos hayamos planteado la producción de sucesores humanos con probeta.

Quizá algún día la disciplina doméstica, que es la que impone la hembra en el domus, la hembra que administra y la hembra que rompe agresividades masculinas, y a veces femeninas, sea un planteamiento planetario. Es posible que para entonces ya no haya machos ni hembras, es posible que para entonces ya no haya ni amor sexual, es posible que para entonces todo sea amor y contemplación y la satisfacción de saber todo lo que se puede saber a través de esa hormona social, de esa Noosfera, que es la capacidad que el hombre tiene para la comunicación.

Puede ser que las madres reaccionen y no dejen que Saturno devore el futuro de sus hijos. ¿Sucederá cuando estemos conectados en red? ¿Por qué no? Sólo necesitamos un mundo cooperativo de internautas rurales convertido en vanguardia bien-pensante. Bloquear todo atisbo de insensatez e impedir los desatinos. Tal vez entonces nos aguarden otros veinte mil siglos de paraíso.

Félix Rodríguez de la Fuente