SIGMUND FREUD, médico y neurólogo (1856-1939)

Los niños no muestran la arrogancia que impulsa a los hombres adultos civilizados a trazar una línea divisoria entre su naturaleza y la de los otros animales. Los niños no sienten ningún escrúpulo a la hora de tratar a los animales como iguales. De la misma forma que se desinhiben a la hora de confesar sus necesidades corporales, se sienten sin duda más cercanos a los animales que a sus mayores, que a veces resultan un enigma para ellos.

Posted on June 15, 2011 .