EL TRANSPORTIN Y SUS UTILIDADES

Publicado en animalia nº 226 - Septiembre 2010

El transportin es un objeto generalmente pensado para trasladar al perro o para viajar con él sin problemas. Pero también se puede utilizar como un medio muy útil para educar al cachorro y para la corrección de algunas de las conductas problemáticas de los perros.

¿CÓMO ACOSTUMBRAR A UN PERRO?

A pesar de que el transportin se asocia al transporte de mascotas, es un accesorio que puede convertirse en el rincón favorito del perro, en un espacio personal donde pueda descansar, relajarse y estar a gusto.

El perro, instintivamente, suele buscar un refugio donde sentirse seguro y poder descansar, y nunca lo hará en un lugar desconocido. Para ello necesita un lugar tranquilo, con objetos y olores que le sean familiares.

Conseguir que el cachorro se introduzca en el transportin y permanezca calmado es muy fácil. Al principio, lo normal es que el perro recele de él y no quiera habitarlo, pero sólo hay que tener un poco de paciencia.

Durante los primeros días en su nuevo hogar, el cachorro siempre investiga, olfatea, busca y curiosea cualquier rincón de la casa. Si encuentra un lugar cubierto donde cobijarse y que, además, disponga de una cómoda cama con algunos juguetes y premios en su interior, no dudará en introducirse en él para jugar o sencillamente descansar.

Nunca debemos forzar al perro a meterse en el transportin, pues es fundamental que el cachorro no lo relacione con una experiencia desagradable. El perro nunca ha de verlo como una jaula, ni como un lugar donde es confinado por haberse portado mal.

Debemos actuar con prudencia e incentivarle de algún modo para que entre por su propia iniciativa, para conseguir que el cachorro asocie el transportin con un lugar donde se sienta seguro, cómodo y pueda encontrar sus juguetes favoritos. Un sitio donde estar tranquilo.

Para acostumbrar al perro a permanecer calmado dentro de un transportin deben tenerse en cuenta una serie de cosas:

- El transportin debe ser suficientemente amplio para que el perro pueda permanecer levantado, darse la vuelta y acostarse.

- Dentro colocaremos su cama, manta o cuna para que se sienta cómodo.

- Al principio, para acostumbrarlo, lo mejor es mantener la puerta abierta, para que pueda entrar y salir con toda libertad.

- Si el perro se muestra evasivo o reticente a entrar en el transportin, colocaremos dentro sus juguetes favoritos y de vez en cuando unas cuantas golosinas.

- En algunos casos, ya que el transportin es un objeto desmontable, podemos probar quitando la parte superior para evitar la sensación de enjaulamiento y así permanezca más tranquilo.

- Cuando el perro esté habituado, cerraremos la puerta durante breves períodos de tiempo, cuya duración se irá incrementando poco a poco, siempre manteniéndonos cerca de él para tranquilizarlo.

LAS UTILIDADES DEL TRANSPORTIN

El transportin es, sobre todo, un elemento de control. Sus utilidades son muchas y especialmente adecuadas para la educación del cachorro. Entre algunas de las ventajas que nos puede proporcionar su uso están las siguientes:

Educar al cachorro en la limpieza
La rutina de enseñar al cachorro a que haga sus necesidades en la calle es un trabajo que, en muchas ocasiones, no podemos ejercer por falta de tiempo. Teniendo en cuenta que el cachorro nunca orina ni defeca en su lugar de descanso, podemos confinarlo en el transportin durante un breve espacio de tiempo, mientras estamos ocupados en otras cosas. Es muy importante no dejar más de una o dos horas al cachorro encerrado, ya que, de lo contrario, podríamos causarle estrés o, si pasa más tiempo del prudencial, podría hacer “sus cosas” en el interior del habitáculo.

El perro destructor
Muchos perros, por ansiedad, por aburrimiento o, en el caso de los cachorros, por el cambio de dentición, se dedican a morder todo lo que encuentran cuando se quedan solos en casa. Cuando tenemos un perro que presenta este problema, debemos buscar la causa de ese comportamiento o pedir asesoramiento a un profesional. En muchos casos, el transportin puede ser un complemento que nos ayudará en el tratamiento y en el control de la conducta destructiva del perro. Para ello, deberemos mantener al perro confinado en su transportin, tranquilo y cómodo, y no separarnos de él más de tres horas. Para ello colocaremos en su interior varios de sus juguetes favoritos, junto con alguna golosina que pueda roer o masticar, como los típicos huesos de piel y así, mantenerlo ocupado.

Viajar
El transportin también es un artículo indispensable para acostumbrar al perro a permanecer tranquilo en los desplazamientos que podamos realizar. En el caso del coche, evitamos que salte de un asiento a otro, nos moleste mientras conducimos, o que ladre cuando vea algo por la ventanilla. Si somos propensos a viajar con nuestra mascota a menudo, lo ideal es que el perro esté acostumbrado a su propio transportin, ya que uno desconocido puede poner nervioso al animal. Para viajar en barco o en avión es obligatorio. En el caso de los animales pequeños, muchas compañías aéreas permiten que viajen en cabina.

Si acostumbramos a nuestras mascotas a permanecer relajadas en su transportin, podremos viajar con más tranquilidad.

El transportin no es una jaula. Es un accesorio que puede ayudarnos a educar y a controlar las conductas problemáticas de nuestras mascotas.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé