EL AJUAR DEL CACHORRO

Publicado en Especies nº 140 - Noviembre 2010

La llegada de un cachorro al hogar siempre es un acontecimiento especial y un motivo de alegría para toda la familia, pero debemos estar preparados y conocer lo que necesita la nueva mascota para conseguir una convivencia lo más tranquila posible.

Todos los perros tienen unas necesidades que deben tenerse en cuenta, y en las tiendas especializadas existen accesorios y productos para hacernos el trabajo más fácil en su adaptación a la nueva vida.
 
Aunque no es lo mismo un cachorro de raza grande que otro de raza pequeña, ambos, de pequeños, tienen prácticamente las mismas necesidades y para satisfacerlas, debemos proporcionarles:

Un lugar donde descansar
Todos los perros necesitan un lugar donde dormir cómodos y tranquilos. Es muy importante que disponga de una colchoneta o cuna apropiada a su tamaño. Generalmente, los perros de raza grande prefieren una colchoneta donde puedan estirarse, y los de raza pequeña una cuna donde poder acurrucarse.

El lugar donde coloquemos la cama es muy importante, pues será el rincón donde el perro se sentirá más tranquilo y seguro. Es imprescindible que la cama esté en el lugar elegido en el momento de la llegada del cachorro ya que, probablemente, después de explorar el entorno de su nueva casa, cansado de todo el ajetreo, se pondrá a dormir.

Algo que llevarse a la boca
Los cachorros, igual que los niños, tienen una necesidad innata de descubrir el mundo que les rodea. Les gusta explorar y coger cosas. Este impulso que a diferencia de los humanos -que tenemos la posibilidad de atrapar objetos con nuestras manos-, provoca que suelan masticar cualquier cosa a su alcance que les resulte interesante.

Además, durante el proceso del cambio de dentición (generalmente desde los tres hasta los cinco meses), el cachorro sufre un dolor en su encías que sólo puede aliviar masticando. Para evitar cualquier problema de destrucción en el hogar existen diversos productos que puede llevarse a la boca sin peligro y que, además de ayudar a que no muerdan cualquier otra cosa, suelen ser muy beneficiosos para que su dentadura se mantenga sana. Los huesos de piel de buey que pueden masticar y tragar sin ningún problema son ideales para sustituir la tendencia a morder objetos inapropiados.

Objetos para jugar
Los perros necesitan jugar y por su instinto cazador los juguetes que más les gustan son los que se mueven o hagan algún pitido. En el mercado existen muchos juguetes y de varios tipos con los que cualquier cachorro disfrutaría. Hay algunos juguetes que suenan, otros que tienen distintos sabores y también hay juguetes para que jueguen solos.

Como es inevitable que el cachorro se quede solo en algún momento, para que no muerda otros objetos de la casa, podemos conseguir algunos juguetes con los que puede jugar solo. Son juguetes de goma muy resistente a sus dientes, con uno o varios compartimentos que permiten rellenarlos con golosinas o algún tipo de comida que le cuesta alcanzar. Esto produce que el animal se entretenga en encontrar las golosinas durante el tiempo que estamos fuera. Es necesario tener algunos juguetes preparados antes de que el cachorro llegue al hogar.

El aseo personal
Para cada raza de perro existen unos cuidados especiales que hay que tener en cuenta. Para ello necesitamos un cepillo especial para cada caso. Hay perros que mudan el pelo, otros que aunque no lo hagan, si no se les cepilla periódicamente, su pelo puede enredarse y llenarse de nudos. A la mayoría de perros no les gusta que les cepillen y hay que acostumbrarles desde que son cachorros. Enseñar y educar a un cachorro a no tener miedo al cepillo y acostumbrarle desde muy pequeño para su aseo personal nos ayudará a que se quede tranquilo y no tener que perseguirle constantemente cuando debamos hacerlo.

Para el paseo
Por la seguridad del cachorro, y antes de ponerle las vacunas, no es aconsejable sacarle a pasear por la calle. Pero es importante acostumbrarle a llevar un collar o un arnés desde que llega a casa. Hay que tener en cuenta que, para el perro, tener algo atado en su cuello o alrededor de su cuerpo por primera vez es difícil de aceptar, pero es mucho mejor acostumbrarle cuando es pequeño que luchar posteriormente para colocárselo por primera vez en el momento que ya pueda salir a la calle. En el mercado existen diversos tipos de collares y arneses adaptables a cualquier perro, tanto para cachorros como para adultos. La elección de el collar depende de el tipo de cachorro tengamos. Para un perro de raza pequeña sería más conveniente un arnés para pasear por la calle mientras que para un perro de raza grande sería mejor acostumbrarse a un collar desde muy pequeño.

Existen varios tipos de correas y cada una de ellas tiene una función específica. Nosotros debemos elegir cual es la correamás útil para pasear tranquilamente con nuestro perro. Las correas extensibles tienen la ventaja de poder darle al cachorro una sensación de libertad mientras podemos controlar la distancia a la que puede llegar teniéndolo controlado en todo momento. Para un cachorro mordedor de correas, es mejor utilizar una correa corta o con eslabones metálicos, ya que las de nylon, tela, o cuero son más fáciles de agarrar y morder.

Las correas denominadas “de adiestramiento”, tienen la ventaja de tener varias anillas para acortar o alargar la correa, y podemos adaptar donde sujetar el mosquetón. Son una opción muy válida para utilizar también en la educación del cachorro.

Elegir el tipo de correa es muy importante. La correa ideal sería la que mejor se acomodé para poder pasear cómodamente al perro.

Los premios
Es de gran importancia tener disponibles unos cuantos snacks (chuches) para recompensar al cachorro cuando se porta bien. En las tiendas disponen de una gran variedad con sabores, formas y texturas diferentes. Sólo tenemos que averiguar cuales son los más apetecibles para nuestro cachorro.

También es imprescindible proporcionar al perro, sobre todo en su periodo de crecimiento, una dieta equilibrada que se adapte a sus necesidades nutricionales. Para ello debemos alimentarle con un tipo de comida especial para cachorros que nos puede recomendar un veterinario o un profesional del mundo canino.

Acomodar a un cachorro en nuestra casa es una tarea que no cuesta mucho de conseguir. Sólo hace falta organizarse un poco y eso si, mucha paciencia.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé