HERRAMIENTAS PARA LA EDUCACIÓN DEL PERRO

Publicado en animalia nº 235 - Marzo 2012

Para educar a nuestro perro, prevenir algunos problemas de conducta y reforzar el vínculo con él, además de cargarnos de paciencia, podemos aprovechar su motivación por el juego y estimularle con golosinas y juguetes especiales para mascotas que podemos encontrar en cualquier tienda especializada.  

JUGAR Y EDUCAR
Jugar es una actividad que manifiestan muchos animales a una temprana edad pero la frecuencia e intensidad de este comportamiento disminuye a medida que llegan a la edad adulta. Sin embargo, tanto en los perros como en las personas, la afición al juego se prolonga durante toda la vida. No importa la edad que tenga el perro, siempre se animará a jugar con un objeto cualquiera que se encuentre o un juguete con el que le obsequiemos.

La conducta de juego en el perro aparece alrededor del primer mes de vida, cuando el animal inicia su periodo de socialización. El cachorro, durante esta etapa, aprende a jugar con otros perros, a explorar su entorno y a comunicarse tanto con sus congéneres como con las personas, todo ello muy importante para su desarrollo y educación.

Aprovechar el instinto
A todos los perros les gusta jugar reproduciendo comportamientos instintivos y uno de sus juegos favoritos es imitar la conducta de caza. En esta actividad, el can pone en acción todas las acciones pertenecientes al comportamiento cazador: buscar, acechar, abalanzarse, perseguir, sujetar y sacudir.

Nosotros podemos jugar con el perro a este juego y beneficiarnos de cada una de estas conductas para realizar algunos ejercicios de adiestramiento. Sólo necesitamos estimularle con los juguetes apropiados: pelotas, discos voladores, cuerdas anudadas, etc.

Todos los juguetes pueden utilizarse como motivadores para que el perro realice una acción deseada y como premio por haberla hecho correctamente.

La pelota
La pelota es el juguete más utilizado para que el perro corra, se canse y se desahogue.  Es una de las herramientas que más estimula al perro a buscar, perseguir y devolver a su lanzador para que vuelva a tirársela. Se puede lanzar de forma que ruede por el suelo o que bote varias veces, creándole más dificultad.

Es un juguete ideal para practicar la llamada. El proceso es muy fácil. Cogeremos dos pelotas iguales y del mismo color; le lanzaremos una y, cuando la alcance, le llamaremos mostrándole la otra para que venga rápido a buscarla. El perro, acudirá, soltará la primera pelota y cuando lo haga le lanzaremos la otra. Y así sucesivamente.

Una variante que también podemos encontrar es una pelota atada a una cuerda que se suele utilizar como motivador y premio en el ejercicio de caminar al lado sin tirar de la correa. Para hacerlo correctamente, debemos tener controlada la pelota para que el perro nos siga y dejar que la muerda y estire de ella como premio por hacerlo bien.

El disco volador o frisbee
El frisbee es un disco generalmente de plástico que podemos lanzar y conseguir que el perro haga ejercicio saltando y corriendo. A diferencia de la pelota, el frisbee es un juguete más lento y su movimiento se asemeja al de una presa real, por lo que es un juego que suele gustar mucho a todos los perros. También es una herramienta muy válida para enseñar al perro a que acuda cuando le llamamos y además, pueden participar más personas en el juego.  

Las cuerdas
Existen muchos tipos de cuerdas: de diferentes grosores y tamaños, con hilos de distintos colores y anudadas en los extremos. Es el juguete perfecto para jugar al tira y afloja, y podemos utilizarlas para enseñarle a llevar objetos en la boca, como motivador para que nos siga y además, jugar a tirar de ella alivia mucho la tensión y el estrés del perro después de una larga sesión de adiestramiento.

Juguetes sonoros
Son generalmente de plástico con pito incorporado, y los hay de diversas formas y tamaños. En el adiestramiento se utilizan sobre todo para requerir la atención del perro cuando sea necesario.

Son juguetes muy parecidos a los de los niños, por eso es conveniente dejar muy claro que juguetes son del perro y cuáles de los niños. De este modo evitaremos cualquier conflicto que pueda haber sobre su posesión.

Juguetes para que el perro juegue solo
Suelen ser de goma dura o plástico muy resistente con uno o varios huecos que permiten rellenarlos con chuches o comida. Estos juguetes son muy seguros y consiguen que el perro pase mucho tiempo intentando atrapar la comida que hemos escondido dentro. Se pueden rellenar con comida diferente cada vez para estimular más al perro.

Son herramientas perfectas para evitar los ladridos al quedarse solo en casa, la masticación destructiva, la ansiedad por separación y para tenerlo distraído durante un buen rato.

Los hay de varios tipos, pero principalmente se comercializan con éxito los juguetes Kong y los cubos dosificadores. Los primeros son de muchas formas, y rebotan y ruedan de forma imprevisible. El segundo tiene varios compartimentos donde esconder la comida, que va saliendo según como el perro lo mueva.

CHUCHES PARA PERROS: NO SÓLO SIRVEN PARA COMER
Todos los perros son golosos y se vuelven locos por una galleta, un hueso o cualquier golosina que huela y sepa como a ellos les gusta. Además, este tipo de golosinas pueden ser una herramienta excelente para educar a los perros e incluso para tratar problemas de conducta.

Las golosinas que actualmente se comercializan son de diversos sabores, formas y tamaños. Están las típicas galletas crujientes, los palitos tiernos de diferentes sabores, los huesos de cuero, las orejas de cerdo y muchos otros tipos de chuches con sabores de todo tipo, y cada uno de ellos nos puede ayudar de forma diferente según el comportamiento que queramos educar.

Los chuches pequeños, rápidos de masticar y tragar, que tengan fuerte olor y sean vistosos para el perro son los más utilizados para motivar al animal a efectuar ejercicios de obediencia, en los que el perro tenga que actuar rápidamente como por ejemplo, acudir a la llamada, caminar junto a nosotros o pararse cuando se lo ordenemos. Es importante que este tipo de golosinas se las demos inmediatamente después de que el can ejecute correctamente el ejercicio. Por eso es necesario que sean golosinas blandas y fáciles de tragar para que el perro no tarde demasiado en comérselas y de esta forma pueda asociar correctamente el premio a la última acción.

Las galletas de tipo crujiente, que se despedazan al masticarlas y los perros tardan más en tragar, son indicadas para premiar al perro en las ocasiones que deseamos que no se mueva, se mantenga sentado o tumbado en el suelo ya que, de este modo, el refuerzo de las golosinas se mantiene durante más tiempo.

Hay perros que por aburrimiento o estrés, se dedican a masticar objetos de nuestro hogar que finalmente destruyen con sus dientes. Este es un problema muy común y en ocasiones grave por los desperfectos que puede causar. Este comportamiento está reforzado por el impulso natural que tienen todos los perros a coger cosas con la boca y masticar. Para corregir este problema lo ideal es dejarles algún sustituto para la masticación, que puede ser un hueso de cuero o de jamón e intentar dejar fuera de su alcance los objetos que no queremos que coja.

Para cachorros que cambian los dientes
A la edad de cuatro meses aproximadamente, todos los cachorros comienzan a cambiar los dientes y, por lo tanto, les duelen las encías. La única forma que tienen para disminuir el dolor, es masticar todo lo que encuentran (nuestros pies y manos, zapatillas, muebles, ropa, alfombras, etc.). Para solucionar este problema es necesario darles algún tipo de distracción en forma de golosina que alivie el malestar que les produce el cambio de dentición. En el momento que veamos que se pone nervioso e intenta morder cualquier cosa que esté a su alcance, le ofreceremos algo para morder con lo que se entretenga.

Las golosinas y los juguetes para perros son de gran ayuda, tanto para educar al perro, como para solucionar problemas de comportamiento. También existen tipos de chuches para perros que ayudan a mantener los dientes limpios, algunos con soportes vitamínicos y otros que también nos pueden servir para darles un medicamento..

Obsequiar a nuestro perro con deliciosas galletas o sus juguetes favoritos no significa mimarle demasiado. Muchas veces es necesario y aparte de esto, él siempre lo agradece.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé