AGRESIVIDAD CANINA

La agresividad es una conducta innata dirigida hacia la supervivencia. Cuando un animal ve amenazada su posición social, su descendencia por la perpetuación de la especie, su territorio, su seguridad, su bienestar o sus recursos para sobrevivir, la agresión es un comportamiento absolutamente normal.

Por lo tanto, la agresividad existe tanto en perros como en personas y en otros animales. La diferencia está en que mientras los humanos, normalmente, podemos controlarla de forma más efectiva, los animales no.

La conducta agresiva es el problema más común por el que los propietarios de un perro acuden a un etólogo o a un adiestrador y para tratarla, es necesario conocer su causa.

Un animal puede mostrar más de un tipo de agresividad debido a causas como la genética, el aprendizaje, el entorno, sus experiencias con otros perros o personas, o también por algún problema orgánico. Para determinar cuál es el tipo de agresión que muestra el perro, necesitamos conocer el historial de su comportamiento y observar sus pautas de conducta.

Existen muchas formas de clasificar el comportamiento agresivo. Por ejemplo, hay que distinguir entre agresividad ofensiva y agresividad defensiva.

La primera puede reconocerse porque el perro mantiene una postura dominante (cola alta, orejas erguidas, mirada fija), mientras que la segunda se caracteriza por una actitud evasiva (cola entre las patas, orejas gachas, mirada esquiva). Ambas pueden derivarse de dos causas distintas, una de tipo orgánico, consistente básicamente en cualquier tipo de patología que afecte al sistema endocrino o al sistema neurológico; y otra de tipo no- orgánico, basada en el comportamiento social, y que es la más frecuente.

Tipologías por causa no-orgánica:

- competitiva
- por miedo
- territorial
- por protección de recursos
- en el juego
- predatoria
- maternal
- redirigida
- aprendida
- por protección al propietario  
- agresividad afectiva

Tipologías por causa orgánica:

- inducida por dolor
- idiopática
- por hipotiroidismo
- por hidrocefalia

La agresividad es un problema que puede derivar de causas distintas, y posiblemente no sólo de una en concreto, sino de varias. Además, también hay que distinguir entre la agresividad dirigida hacia personas y la agresividad hacia otros perros. El pronóstico y tratamiento son diferentes según el tipo de agresividad que presenta el animal. Aunque pueden tener causas muy parecidas, es conveniente utilizar un protocolo de trabajo distinto para cada una de ellas.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé

Posted on July 1, 2008 .