KRISTAN HIGGINS, escritora

Cuando un mamífero de cuarenta y cinco kilos lame tus lágrimas y luego trata de sentarse en tu regazo, es difícil sentirse triste.

Posted on December 4, 2014 .