LA MUERTE DE EXCALIBUR: VERDADES, MENTIRAS, CABREOS Y REFLEXIONES

Hace dos días (8 de Octubre de 2014) que el perro de Javier Limón y su esposa Teresa Romero fue sacrificado por orden de las autoridades sanitarias de este país.

Desde que se conoció la noticia que la enfermera Teresa Romero había sido contagiada por el virus ébola mientras atendía al religioso Miguel Pajares, empezó un revuelo en las redes sociales a la vez que en la opinión pública de todo occidente. ¿Cómo pudo pasar? ¿Qué falló? Una enfermedad que percibíamos lejana, allá por Africa, de repente llega aquí. La alarma social fue inmediata y, después de conocer algunas informaciones la indignación de gran parte del país se hizo plausible en las redes sociales.

Después de un cúmulo de despropósitos, engaños, estafas por parte de una gran parte de nuestros políticos, ahora nos llega esto: La incompetencia de un ministerio de sanidad que no se había preparado para la llegada y el tratamiento del sacerdote contagiado estaba clara, y ahora corría peligro la vida de una enfermera y quizá de más gente que hubiese estado en contacto con ella. Hasta ahí, podríamos decir que seguíamos igual que siempre: incompetencia, incompetencia e incompetencia de nuestros políticos. Y de repente, una tarde salta la noticia que el perro de Teresa puede estar contagiado y que lo sacrificarán… Lo cuenta su dueño, Javier Limón, aislado en una habitación de hospital por precaución y pide ayuda a las asociaciones defensoras de animales para que esto no ocurra.

Las redes sociales entonces explotan, asociaciones por los derechos de los animales, grupos animalistas y amantes de los animales sacan humo a sus dispositivos móviles y no móviles para intentar evitarlo. Pero sobre todo, todos ellos, yo incluido, nos hacemos una pregunta: ¿por qué?

Y la primera respuesta que nos da el gobierno es: porque sí… Pero insistimos y la segunda respuesta que nos dan es: porque sí, por si acaso…

Y esto es lo que creo que realmente ha cabreado a la gente: que nos tomen por idiotas y que maten a un perro sin una explicación coherente. Es entonces cuando la gente, también gracias a las redes sociales, empieza a obtener información.

En las siguientes líneas están algunas respuestas y opiniones de políticos, científicos y médicos que deberíamos valorar. Sobre todo viendo el curriculum de cada uno de ellos. Aquí voy a opinar poco, las palabras de los protagonistas ya dicen bastante:

Felipe Vilas, Presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid y Director del Máster en Seguridad Alimentaria:

“No podemos arriesgarnos. Hay pocos estudios sobre ébola y perros, pero los que hay muestran que, en zonas donde ha habido un brote, un número de animales "no desdeñable" presenta niveles de anticuerpos elevados. Esto quiere decir que han tenido contacto con el virus. Es decir, no se ha podido demostrar la transmisión del animal al hombre, pero tampoco se puede descartar que un perro en contacto con el virus no pueda excretarlo en alguna fase, con desarrollo sintomático o sin él."

Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid. Más conocido para la audiencia televisiva como el doctor de La mañana de La 1, el programa que presenta Mariló Montero en TVE:

“Hay que sacrificar al perro si o si. Firme la autorización o pediremos una orden judicial para entrar por la fuerza en su casa y sacrificarlo.”  (Hablando al dueño de Excalibur):

Ana Mato Adrover, Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno de España. Ex mujer de Jesús Sepúlveda, imputado por el Caso Gürtel. Actualmente conocida por su discutida actuación al gestionar el primer caso de contagio en Europa del mortal virus del Ébola, en la que los sanitarios a su cargo, tuvieron una laxa actuación protocolaria dando como consecuencia el primer contagio en España, en Europa y en el Mundo Occidental:

“.......................No sé, no contesto"

Eric Leroy, director de investigación en el IRD, en la unidad de investigación conjunta "Las enfermedades infecciosas y vectores: ecología, genética, evolución y control de MIVEGE”. Ha sido nombrado Director General del Centro Internacional para la Investigación Médica (CIRMF) en Gabón:

“Al perro de Madrid hay que aislarlo, hacerle un seguimiento, estudiar sus parámetros biológicos, ver si está infectado y averiguar si excreta virus. Es muy interesante desde el punto de vista científico, no sirve para nada matarlo… En Madrid tenemos un posible caso activo del que podemos aprender muchas cosas, como si los perros efectivamente representan un foco de infección en los brotes de ébola… Ahora parece necesario evaluar el papel de los perros en los brotes de ébola y tener en cuenta este riesgo en las medidas de control de la epidemia… Si se comprueba que Excalibur no está infectado, basta con liberarlo. Y si está contagiado por el ébola, se va a recuperar y cuando esté curado habrá eliminado completamente el virus.”

Isabel Simarro, catedrática de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid:

“Hasta el momento, no se ha demostrado científicamente, según lo publicado, que el perro se pueda infectar de forma natural con el ébola. En el laboratorio sí se ha ensayado la replicación del virus en ratón, hámster y cobaya, pero por adaptación artificial y no natural."

Guadalupe Miró, responsable de la consulta de Patologías Infecciosas del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid, ubicada en la Facultad de Veterinaria:

“Este perro debe ser sometido a un análisis de sangre que en menos de 48 horas pueda confirmar si el animal es portador o no del virus y ponerlo en cuarentena. Sacrificar al perro no sirve de nada. Es fundamental obtener información y actuar en consecuencia para evitar la alarma social… No está descrito que el ébola infecte a los perros.”

Y ya después de sacrificarlo…

Antoni Trilla, responsable de Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona:

"Han actuado sin base científica para sacrificar al perro, y no han hecho caso de las muchísimas voces que pedían ponerlo en cuarentena… Excalibur hubiera aportado mucha información sobre el virus y su comportamiento, Pese a ello, han optado por una solución drástica e irreversible. No se ha demostrado que el perro estuviera contagiado, teniendo en cuenta que el virus no se transmite de humanos a animales.”

La única explicación comprensible y seguramente razonable sobre la decisión de sacrificar a Excaiibur:

José Manuel Sánchez Vizcaíno, catedrático de Sanidad Animal en la Universidad Complutense de Madrid, fundador y diseñador del primer laboratorio de alta seguridad biológica, en Valdeolmos (Madrid). Sus investigaciones han servido para acercarse a la erradicación de peligrosas enfermedades animales, como la peste equina, la peste porcina africana y la peste porcina clásica:

“Había que sacrificar al perro. Lo ideal habría sido trasladarlo en condiciones de bioseguridad, cosa que no tenemos en España, ponerlo en observación, esperar 21 días y darle el alta, pero no tenemos instalaciones apropiadas en España para dejar al animal… En todo el territorio español no hay un animalario de nivel 4, el de máxima seguridad. Estas instalaciones, que sí existen en países como Alemania y EEUU, cuentan con una entrada a través de esclusa, dobles filtros con una eficiencia para capturar virus y bacterias de más del 99,99% cada uno, presión negativa con respecto a la atmósfera para que no se salga el aire, incineradores para la destrucción de animales muertos en el lugar de trabajo, trajes con oxígeno, duchas químicas para desinfectar y un largo etcétera. Desde el punto de vista de la bioseguridad, sacrificar al perro fue la mejor decisión, dura y triste, pero no quedaba otra opción. No se podía correr el riesgo de que se infectaran dos cuidadores y tres veterinarios... Curar a ese animal, con ese virus, habría sido lo mejor de mi vida, pero si no tienes los medios, no puedes arriesgarte… El riesgo de tomar una muestra es mucho mayor que el de sacrificar al animal. Son cosas completamente distintas. Nos han mandado sacrificar al animal, no se piensa tomar ningún tipo de muestras o análisis o nada de nada porque bastante complicada está la cosa como para introducir más riesgos."

Y como traca final, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid (y que maldita sea mi suerte se llama igual que yo, pero afortunadamente no tengo nada que ver con él)

Javier Rodríguez consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que en 1990, era el jefe de la unidad de hipertensión del hospital Gregorio Marañón y fue expedientado por su mala gestión durante una de sus noches de servicio de urgencias, cuando dos pacientes murieron en medio del colapso generalizado que se produjo en el centro. Dicho expediente disciplinario, incoado «por posibles faltas en el desarrollo de sus servicios», fue abierto después de que la noche del 22 de enero, un paciente falleciera tras permanecer cinco horas en urgencias sin ser atendido y otro hombre apareciera muerto en una camilla sin que se supiera cuando se había producido la muerte:

"Si tengo que dimitir, dimitiría. No tengo ningún apego al cargo, soy médico y tengo la vida resuelta… Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta un máster… La enfermera ha tardado días en reconocer que pudo tener un fallo al quitarse el traje. Si lo hubiese dicho antes nos habríamos ahorrado mucho trabajo. Incluso se fue a la peluquería."

Mi opinión sobre este tema ya la imagináis. No soy animalista, no prefiero a los animales que a las personas, no me gusta ningún partido político, no soy un revolucionario, no antepongo la vida de un perro a la de una persona… ¿O si? Que más da… todo son etiquetas. Algo que les gusta poner a mucha gente. Yo me considero un ser humano, y por lo tanto un animal, mamífero para más señas, que piensa; como también lo hacía Excalibur; y que siente, como también lo hacía Excalibur, y que tiene empatía, como también la tenía el pobre perro y que por lo visto es algo de lo que carecen muchos políticos.

¿Pero que se puede esperar de la señora Ana Mato, la mayor responsable de este desastre? ¿Cree en la teoría de la evolución de Darwin o seguirá creyendo en Adán y Eva?

Si seguimos el criterio de la ministra y sus consejeros, creo que la Sra. Mato “POR SI ACASO” debería estar imputada por corrupción y dimitir, ya que ha estado en estrecho contacto con su marido, acusado de corrupción en el caso Gürtel.

Este artículo lo he escrito porque me he sentido muy identificado con Teresa y Javier, los dueños de Excalibur. No me puedo imaginar lo que yo sentiría si me pasase algo así: que mi mujer se contagiara de un virus mortal por culpa de unos ineptos, que me encerraran en una habitación completamente aislado, entraran en mi casa a la fuerza y mataran a mis dos perros.

Y sobre todo, cuando miro a mis perros Ginger y Bruce, lo que me entristece más es pensar en lo que pensó y sintió Excalibur cuando unos desconocidos entraron en su casa para matarle.

He tenido la suerte de leer dos muy buenos artículos de José M. Doval sobre el tema que creo que pueden interesar a los que quieren saber la verdad de este embrollo. Aquí os dejo los links:

¿Excalibur debe morir? http://perros365.com/2014/10/excalibur-debe-morir/

A los imbeciles... http://perros365.com/2014/10/los-imbeciles/

Descansa en paz en el cielo de los lobos Excalibur. No te olvidamos.

Educación y adiestramiento canino JR Batallé

Posted on October 10, 2014 .